Viabilidad del Proyecto de sustentabilidad trabajado M-11

Introdución

Al inicio del Módulo 11 tuve a bien seleccionar 2 proyectos cercanos a mi comunidad, al realizar las visitas de campo me encontré con algunas sorpresas: “De momento el proyecto Macro-Huerto está suspendido…”, “no encontramos al arquitecto que realizará la obra de la Cisterna pluvial…”, así que recordé que en el colegio que laboro se llevan dos proyectos: “Azotea verde” y “Sembrando semillas”, soy sincero comencé las tareas de campo con incredulidad, por situaciones personales y de subjetividad.

Sin embargo al ir recorriendo la historia de dichos proyectos comencé poco a poco a interesarme y como buen jardinero (tenemos en casa diferentes macetas con flores), hice de lado las plagas “personales” y de “subjetividad” observando desde otras perspectivas todas las maravillas que encierran dichos proyectos.

Con el pasar de las semanas encontré el proyecto guía llamado “Cultura Verde” y todas las ramificaciones que se han venido desarrollando, pasando por el Kinder, Primaria y Bachillerato, esta imagen muestra lo que he encontrado.

Este analogía de “remover la tierra para dar paso a la vida” la fui aprendiendo de los pequeños alumnos de 2ª de Primaria, pues han realizado indagaciones muy interesantes, el diseño de prototipos para plantar y regar por goteo sus semillas, inclusive hubo un equipo que propuso crear: “una aplicación que pueda programarse para regar sus plantas”, ha sido interesante el recorrido que he tenido por las tres áreas del colegio, pues me han hecho una invitación para observar en Kinder la apertura de Unidad de Indagación “¿Para qué sirven las poleas?”, donde uno de los proyectos alternos será crear un sistema de riego con poleas, a partir de la lluvia. De momento lo único que me adelantaron fue: usaremos una cubeta, un tambo, cuerdas y palos para crear las poleas, te va a gustar.

Hago esta introducción para decir confiadamente que la Divulgación del Proyecto Investigado tendrá a corto, mediano y largo plazo grandes beneficios.:

  • Las puertas de las diferentes áreas han quedado abiertas y entusiasmadas de lo que les he compartido de mis indagaciones.
  • Por mi parte ocuparé un espacio de mi tiempo para aprender a programar con Arduino, pues buscando encontré que con esta plataforma se han diseñado “sistemas automatizados para el riego”, lo mejor de todo es que los niños lo podrán programar, inclusive podrán llevar un registro automatizado de: humedad, temperatura y luz.
  • Y como voy sabiendo de las habilidades y capacidades de alumnos que no tengo directamente, re-encontré un proyecto de Kiran Bir Sethi, fundadora de “Design for Change”, el cual ya encontré el contacto en México, por eso que diseñé de manera urgente la invitación que anexo. Las fechas no son correctas, pues los proyectos se inician al inicio de cada ciclo escolar, lo que si es una realidad es que vienen participando cientos de comunidades, con un objetivo decir: “Yo puedo ser parte del cambio”.

Link de “Diseña el cambio México” http://www.disenaelcambio.com/

Anuncio Cultura verde 

Desarrollo

Un proceso de construcción recíproco” es lo que he venido obteniendo en el desarrollo del Módulo 11 y la indagación pues la “Cultura Verde”, ofrece oportunidades mediante la Evaluación donde los resultados cualitativos nos indican de una efectiva enseñanza-aprendizaje por parte del alumno, mencionando algunas de ellas:

  • La observación de logros de aprendizaje de los alumnos, lo cual se reitera al llevar sus descubrimientos a casa, pues han comentado mamás que sus hijos tienen en el jardín o cornisas de la cocina toda semilla que llega a sus manos, creando sus hipótesis al respecto.
  • Las áreas de oportunidad se van encontrando, pues de la Primaria salté al Bachillerato y de ahí al Kinder, obteniendo de cada uno evidencias de inspiración para proponer “¡YA!” el uso de la “Azotea Verde”.

Este canal de comunicación me permitío tener otra forma de acercamiento hacía mis compañeras de equipo, quienes me han facilitado evidencias que no conocía, lo cual me ofrece información, donde se refleja una comprensión profunda de parte de los alumnos de 2ª de Primaria.

Es aquí que recuerdo a Cerda (2001) que refiere: “la Evaluación dejo de ser sólo una forma de medir resultados con relación a los objetivos previamente establecidos, convirtiéndose en”:

  • Un diagnóstico previo de las necesidades o preprogramación.
  • Una valoración de la programación propiamente dicha, centrada en los objetivos.
  • Una evaluación del proceso y los resultados.

No cabe duda que el Desarrollo personal y social que ofrece este tipo de proyectos orientados a la Sustentabilidad nos da un reflejo de los conocimientos, habilidades, valores y actitudes del alumno.

Modelo de Evaluación Transaccional

Retomando la pregunta “Divulga si hay oportunidad para tu proyecto de evaluación en los procesos de cambio…” considero que sí, pues aunque el modelo puede ofrecer datos cualitativos y cuantitativos, inmediatamente Robert Rippey (uno de los principales exponentes) me atrajo su desafío citado en Bhola, H.,S. (1992, pp. 42): “Concéntrense en los procesos educativos… más que en calificaciones obtenidas por los estudiantes”, sobre todo que no podemos hacer en ningún momento comparaciones con respecto a las propuestas que van dando los equipos de trabajo, donde la “creatividad” e “innovación” están por delante.

Otro elemento que se suma a la Viabilidad del proyecto son los comentarios y observaciones que he tenido en algunas sesiones de trabajo:

  • El trabajo colaborativo.
  • El cambio de roles.
  • El anclaje de lo que saben, quieren aprender y para qué.
  • Saber algunas técnicas básicas de agricultura, además del vocabulario.

Podría argumentar más, pero tengo otros puntos por comentar.

Áreas de oportunidad por desarrollar.

Regresando otra vez a mi realidad, considero de momento que el Proyecto de Sustentabilidad documentado, no tendría oportunidad de causar un impacto de cambio en un foro, congreso, diálogo, coloquio, libro, revista o artículo, pues en mi opinión falta de mi parte desarrollar más el lenguaje que se habla en los proyectos, y más aún con la etiqueta que me puse: “evaluador en formación”, donde reconozco que hay que ir escalando poco a poco, efectivamente tengo un primer acercamiento, que no lo consideré del todo malo, pero si deseo promover una “transformación hacia la Cultura Verde” debo seguir apoyándome de los instrumentos de evaluación mejor redactados al área específica que los solicite, crear un canal de comunicación donde las áreas que participen tengan libre acceso y se analicen para seguir haciendo mejoras, en fin la lista en largo.

Conclusiones.

La formación profesional que voy recibiendo en la UPN-LEIP y la fortuna de poder realizarlo en un contexto real (Colegio Hebreo Maguen David) me permiten atesorar más todas estas ventajas, las cuales pude haberlas trabajado en los dos primeros proyectos que seleccioné, sin embargo en esta semana de cierre me doy cuenta de que tengo en mis manos un rubí, que tengo que pulirlo más para que desde cualquier arista refleje lo valioso de mi propuesta, de las bases con que está conformado (Modelo de Evaluación Transaccional), de sus instrumentos y resultados en positivo que se están dando, por eso no quiero forzar algo que al igual que una Semilla requiere cuidarla, alimentarla y retirar cualquier obstáculo que le impida crecer.

NOTA: en el Blog están las evidencias que se fueron desarrollando en el Módulo 11, sólo pongo a los autores que utilicé en este artículo.

Fuentes de consulta:

  • Bhola, H. S. (1992). Paradigmas y modelos de evaluación. En La evaluación de proyectos, programas y campañas de alfabetización para el desarrollo. ( pp. 26-30 y pp. 36-52). Santiago de Chile: Instituto de la UNESCO para la educación.
  • CERDA Gutiérrez, Hugo. (2001) Cómo elaborar proyectos. Diseño, ejecución y evaluación de proyectos sociales y educativos. Cooperativa Editorial Magisterio, Bogotá. http://adev.prosustentable.com/wp-content/uploads/2010/10/7.2.2.-Como-elaborar-proyectos.pdf

 

Anuncios